Voceadores De Prensa

jueves


("Vendedor de Periódicos"-  Rogelio García Vázquez)

El vendedor de periódicos fue un personaje habitual en la ciudad a principios del Novecientos, pieza indispensable en la comercialización del producto, el cual vendía, bien en los puestecillos o kioscos, o bien pregonando la mercancía por la calle: eran los Voceadores de Prensa cuyo trabajo se basaba en el pregón callejero.


Tanto el Vendedor del Kiosco como el Voceador de Prensa constituían la punta terminal de la cadena económica de la industria periodística.
Llegaban muy de temprano (horas antes de que amaneciera), al lugar en donde obtenía las publicaciones recién salidas de las rotativas y elaboradas durante la noche, para venderlas después por la ciudad. Una vez obtenidos los periódicos, se trasladaban al sector en el que realizarían la venta, bien al kiosco, o bien al sector que se le tenía asignado, si se trataba del Voceador, pues cada vendedor ambulante tenía especificado el suyo, generalmente por acuerdo entre las jerarquías del gremio basadas en la antigüedad.

El Vendedor Ambulante, con los periódicos correspondientes se apostaban en la esquina establecida, de la que se desplazaban unos pasos arriba y abajo gritando con toda la fuerza que le permitían sus pulmones el pregón de la Prensa que todavía se mantenía como costumbre, nombrando las cabeceras de las editoriales: “El Porvenir”, “La Andalucía”, El Español” y “El Progreso”, que fueron referencias en la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX, o:

“El periodicooooooooo”… “Las últimas noticias recién salidaaaaasss”, y ofertando a comprar un ejemplar a todo aquél que pasaba por delante, hasta que conseguían vender el último, si el día era de suerte.
Dos Damas y vendedor de Periódicos- Sirca 1900 




Ya fuera invierno, o verano, el Vendedor de Periódicos se veía obligado a permanecer a la intemperie para realizar su trabajo, protegiéndose con una gorra del sol del estío, o en las jornadas frías de invierno, cubriendo su tórax, con hojas del ejemplar de la víspera, que lo abrigara y lo aislara del frío.
Los puestecillos de prensa comenzaron a instalarse a finales del siglo XIX y primeros lustros del XX, y estaban construidos de forma precaria, bien en los soportales de un edificio, bien a la puerta de algún comercio o cafés del centro, como El Madrid, El Central, El Suizo y otros tantos.

Puesto en la Plaza de San Francisco - 1912


En la puerta de Casa Rubio - 1919 




En la Calle Sierpes - 1915

El voceo o pregón de la Prensa fue el sistema generalizado hasta después del verano de 1936, cuando tras el estallido de la guerra civil se prohibió la venta callejera de periódicos de información general, aunque sí podía hacerse en establecimientos cerrados, como tabernas, cafetería, bares y hoteles. El voceo callejero solamente estaba permitido para dos tipos de noticias, las deportivas y las del sorteo de navidad, y alguna que otra hoja editorial publicada los domingos por la tarde o los lunes por la mañana.
También a partir de esta fecha se procedió a eliminar de las calles todos los puestecillos de periódicos, según la comisión gestora del momento: “debido la imagen antiestética, de los puestos de toda índole que, a manera de plaga, llenan la ciudad, generalmente las vías céntricas, afeando su aspecto y dificultando el tránsito de peatones y vehículos”.
Como consecuencia, se comenzó a proceder al levantamiento de kioscos de mampostería exclusivamente para vender periódicos en la ciudad.
Estos kioscos eran adjudicados en régimen de pública licitación, mereciendo una concesión especial los inválidos de guerra que en el momento se desarrollaba en España, mediante el derecho de tanteo de subasta.
Entre Cárceles - 1944


 Con la construcción de estos kioscos, se perdió por completo esa entrañable imagen del jovenzuelo voceando las cabeceras y ofreciendo el periódico por las céntricas calles de Sevilla.

Datos Consultados:
*Memoria histórica de los vendedores de periódicos: Nicolás Salas

13 soñadores han probado este sabor:

kioskero dijo...

Fantastica pagina, fantastico relato y fantasticas imagenes.
Muchas gracias por revivir la memoria.
Un saludo.

laquiti dijo...

Fantástico reportaje. ¿De donde sacas tanta información sobre cosas pasadas? Enhorabuena. Eres tods una enciclopedia de las costrumbres y tradiciones españolas.

Sabor Añejo dijo...

Kioskero, gracias a tí por tu visita, y un placer que te haya gustado.

Un abrazo

Sabor Añejo dijo...

Laquiti, gracias por tus palabras y tu visita. Te diré que la información la saco de hemerotecas y publicaciones, de la biblioteca de mi ciudad y de la mía propia, que es bastante extensa (comencé mi aficción por los libros y la lectura a los 10 años, y aún los conservo todos), pero sobre todo, de mi curiosidad por buscar todo lo que pasó y que a veces no conozco.
Para mí es un placer compartirlo.

Un abrazo

fonsado dijo...

No conocía que después de la Guerra se había prohibido la venta ambulante de prensa. Pensé que había sido fruto de un mejor cambio en la distribución.

Lo que por supuesto llegué a conocer es la venta callejera de la lista de la Lotería de Navidad que todo el mundo ansioso esperaba a media tarde del día 22, antes de su publicación en los periódicos del día siguiente y conocer cuanto antes su suerte. También unos folletos que, a ultima hora de la tarde de los domingos, publicaban con los resultados de los distintos partidos de fútbol y la famosa quiniela (los 14), y que voceaban y distribuían por la ciudad algún que otro muchacho.

Estupenda y entrañable entrada.
Saludos.

_angela_ dijo...

Te felicito por todas las entradas que has puesto durante el año y que tanto me han gustado.
!Feliz Navidad y Año 2010 con mucho cariño!Besos

_angela_ dijo...

Te puse un comentario anterior muy largo y se me escapó sin publicarse,te decia he conocido los voceadores de periodicos siendo muy pequeña y tambien el Zeppelin que me dejo maravillada verlo pasar por lo que hoy es la Avenida de Reina Mercedes,en mi barrio de Heliopolis. Soy una persona mayor moderna, no una anciana arrugá sin motivaciones... Besitos.

white dijo...

Buscando información sobre las amas de cría, he llegado a tu casa, es uno de los rincones más interesantes que he visitado hace tiempo, te añado a mis favoritos para seguir apareciendo por tus recuerdos. Gracias por la información, un saludo.

Sabor Añejo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sabor Añejo dijo...

Fonsado, se prohibió lo mismo que tantas otras cosas.
Se cortaron tantos sueños e ilusiones...

Un abrazo

Sabor Añejo dijo...

White, pues cuanto halago me producen tus palabras. Es un placer que me hayas visitado y que me sigas. Me paso ahora por tu espacio.

Un abrazo

Sabor Añejo dijo...

Angela, lo mismo puedo decirte de ese arte que tienes abierto en tantos campos diferentes. Para mí ha sido todo un placer que los compartas.

Felices Fiestas también para ti.

Un abrazo

América dijo...

Te felicito un trabjo precioso y bien documentado como siempre!

AbrazoS.

Publicar un comentario

han probado este sabor