El Sacamuelas

jueves

 ("El Sacamuelas" - 1630-35 - Adriaen Jansz van Ostade Pintura sobre tabla, Kunsthistorisches Museum, Viena. Austria)

Formando parte de la larga comparsa compuesta por lo pintoresco, los diferentes o los ganapanes, los sacamuelas eran unos personajes, en ocasiones tachados de charlatanes, que con poco o mucho conocimiento de su trabajo iban de aldea en aldea y de pueblo en pueblo con el fin de aliviar el dolor de muelas de los parroquianos extrayéndoles la pieza deteriorada.

Portando un bolsín de cuero en el que guardaba unos alicates y rascadores de hierro, instrumentos de su trabajo, estuvieron en auge hasta mediados del siglo XIX.

La gran mayoría habían carecido de un maestro del que aprender ni nadie que les revelara el secreto de su trabajo. Solo la práctica con sus pobres pacientes engrosaba en ellos la experiencia.
Llegaban con su carro y se asentaban durante unos días en el lugar elegido, colgando de un poste su título o dejando en una mesa una carta de autorización que les permitía maniobrar en las inhóspitas bocas, al amparo de que nadie iba a comprobar la validez de sus credenciales.

("El Sacamuelas" -  Siglo XVIII -  Longhi Pietro - Pinacoteca de Brera Milan)
 
Vestidos con ropaje de gran colorido, y tocados con sombreros de pluma cual actores de sainetes, montaban sus vistosos tenderetes en las plazas de los pueblos los días de mercado para darse a conocer y comenzar a captar clientes que se pusieran en sus manos para sacarse dientes y muelas.
Su gran y principal adorno a modo de toisón era un enorme collar compuesto de piezas dentales, las mismas que habían extraído de las cándidas almas que se ponían en sus manos.
Rivales de los barberos, no tenían otra ciencia que la habilidad de sus manos para sacar una muela lo mismo que se saca un clavo mohoso, con tal de ganarse un jornal.

 ("El Sacamuelas - Nauser y Menet - hacia 1900 - Para Blanco y Negro)

El parroquiano que se atrevía, empujado por el dolor, a ponerse en manos del sacamuelas, era sentado en una silla y sujetada violentamente la cabeza; echándosela hacia atrás le obligaban a abrir la boca y le ponían un taco de madera para que no la cerrase, agarrando con unos alicates la muela que el paciente le había señalado y tirando el “licenciado” con todas sus fuerzas a fin de arrancarla.
La victima bramaba, rugía y trataba de levantarse para escaparse, pero lo tenían bien sujeto corriendo a veces el peligro de romperse las vértebras.

("El Sacamuelas" - óleo de Gerrit Van Honthorst siglo- XVII  - Kunsthistorisches Museum. Viena. Austria)

Una Vez extraída la pieza, era alzada en alto, aún sujeta por los alicates a fin de que todos la vieran y aplaudieran el buen trabajo realizado.

 ("El Sacamuelas" -  1754 - Giovanni Doménico Tiépolo - Museo del Louvre París - Francia)
 
Ocasiones había en que la muela extraída no era la deteriorada, por lo que el sacamuelas pagaba la ira del paciente con improperios y amenazas, teniendo que acudir la autoridad para atajar el altercado. 

 ("La Extracción -  Tooth Gerrit Dou - Museo del Louvre - 1630-35)

El principal problema del sacamuelas era cuando el trabajo no salía todo lo bien que se pudiera desear, si de alguna boca no cesaba de brotar un manantial rojo que cesaba con el último latido de la pobre alma que se puso en sus manos.
Entonces recogían con prontitud todo el tenderete y ponían pies en polvorosa y abandonando el lugar como alma que lleva el diablo.

Oficios de ante que, en este caso afortunadamente, han cambiado para bien con el paso del tiempo.


Imágenes:
*La ilustración Española y Americana
*Todolección.net
*Internet

11 soñadores han probado este sabor:

Lorenzo/Fotos Antiguas de Mallorca dijo...

Que tiempos aquellos... Si no morias desangrado podias morirte de una septicemia.
Desde luego, aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor es un bulo como una casa.

Saludos cordiales.

Narán dijo...

Menos mal que determinados oficios han desaparecido !si ya me da miedo ir al dentista!.

Saludos, Narán

Sabor Añejo dijo...

Lorenzo, y tanto que es un bulo. Infinidad de cosas han cambiado para mejorar.

Saludos.

Sabor Añejo dijo...

Narán, cuanta diferencia de los sacamuelas de antes a los dentistas de ahora ¿verdad?.

Saludos,

laquiti dijo...

La verdad es que sí han cambiado, pero para mí sobre todo eld ecorado. Ahora son consultas supermodernas, miles de aparatos, tv en la sala de espera, han estudiado, saben......pero ¡deberían inventar una forma de insonorizar el torno! ¿nunca habéis salido corriendo de la consulta al escuchar ese maldito sonido?. Yo sí jajajaja!!!!! me trae tan malos recuerdos de mi infancia, cuando te empastaban una pieza sin anestesia, que no puedo soportarlo :)

Sabor Añejo dijo...

Laquiti, yo no he salido corriendo pero he estado a punto de hacerlo... la verdad es que el ruído que hace el torno impresiona mucho, sobre todo al que va ya temeroso por lo que levayan a hacer.

Un abrazo

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Debía ser terrible tener un dolor de muelas y saber que la única solución era someterse a un carnicero con unos alicates, pero claro, que otra cosa podían hacer en aquellos tiempos añejos. Un saludo.

fonsado dijo...

Mientras leía la entrada he sentido varias veces escalofríos.
Y es que la visita al dentista, a pesar de los avances actuales, hace estremecer a cualquiera.
Interesante lo colgarse un collar con los "trofeos" conseguidos. Me imagino que serían las más grandes y espectaculares.
Las ilustraciones un lujo.
Abrazos.

Mari-Pi-R dijo...

Estaba en retraso con tu blog.
Pues una anécdota: hace muchos años fui al dentista acompañada de mi hermana mayor y ésta le dijo, pues mire mi diente y de repente se lo encontró en la mano del dentista, lo debía de tener muy mal la pobre.
Afortunadamente que tenemos buenos tiempos ahora.
Un abrazo

Anónimo dijo...

me encanta tu blog, lo seguiré atentamente y si se permite te puedo aportar ideas o material que tengo
un saludo desde maestrazgomagico.blogspot.com
RAUL

manolo dijo...

No hay que ir tan lejos en el tiempo. Siendo yo niño y luego no tan niño, el dentista de los años 1.945/55 se diferenciaban de los que narra, en que en esa época que señalo, opinión mia particular y sufrida, en que llevaban baby blaco.
Te dolía un hueso de la dentadura, PUES A EXTRAERLO, nada de empaste u otro modo de salvarlo, EXTRAERLO.
Así perdí muchos, por mi dedicación a hacerle un hoyo extrayendo el migajón del bollo y rellenarlo de azucar y aceite.
Afortunadamente, gozo de una muy buena dentadura. Todos los dientes son mios, pues se los pagué al Dentista actual, que estos si ya son otra cosa. Se pueden confiar en ellos.
Y de nuevo, le felicito por esta presentación y su amena lectura. Saludos cordiales. Manolo

Publicar un comentario

han probado este sabor