Tranvías De Mulas

martes

 (Tranvía de mulas en la parada de la Plaza de San Francisco)
A las ocho de la mañana del día 5 de Septiembre de 1887 se inauguró el primer tranvía de mulas en Sevilla, siendo el principio de un cambio en la forma de trasladarse los sevillanos.
 Se trataba de un carruaje igual que los demás existentes, tirado por mulo y a veces por caballos, con la diferencia de que su capacidad era mayor que los conocidos hasta la fecha, pues tenían capacidad para 18 viajeros, y la novedad de que en lugar de correr por el adoquinado pavimento lo hacía sobre raíles construidos precisamente para ello.
 (A su paso por Triana)
Dada la buena acogida que tuvieron, las líneas se fueron ampliando, y así, en 1895 ya existían cuatro cuyo origen de salida era la llamada hoy Plaza de San Fernando, y que llegaban hasta la Puerta Osario, la Macarena, La Calzada y Triana.
 (Plaza de la Constitución - 1909)
(Vista desde Triana)
Los primeros coches con los que se inaugura el servicio son simétricos lo cual permite volver por la misma vía con solo cambiar las caballerías de lado.
 (Arco de la Macarena)
Para subir algún puente, los tranvías de mulas, que conforme iban avanzando en su recorrido también iban incrementando el número de usuarios, contaban con la ayuda de algún caballo percherón que sacaban de alguna covacha cercana, para reforzar el tronco de mulas uniéndolo a ellas.
Y así, una vez engarzado, el percherón empleaba todas sus fuerzas empujando a hacer lo mismo a las mulas, hasta que se conseguía coronar la cuesta del puente. 
  (Calle Alemanes)
Una vez realizada la tarea, el percherón era desenganchado y vuelto de nuevo a su covacha hasta la llegada del próximo tranvía.
 (Alameda de Hércules)
A la entrada de la calle sierpes y en otras zonas de la ciudad, había pequeños servicios de agua para dar de beber a las mulas que regresaban de realizar su recorrido.
(Calle Granada)

(1908) 
Los tranvías de mulas tendieron a desaparecer en a partir de 1894, cuando la Compañía Sevillana de Electricidad puso en funcionamiento los tranvías eléctricos.

13 soñadores han probado este sabor:

Pablo D. dijo...

Un tema muy interesante.

Tiene cierto parecido con la historia de los caballos utilizados en el transporte del carbón dentro de las minas.

Como siempre, la llegada del progreso eliminó todo este tipo de transportes tradicionales.

Un saludo!

Sabor Añejo dijo...

Pablo D. Pues sí, es algo similar.
Elprogreso avanza y trae soluciones nuevas a las antiguas usanzas, pero también con ello se pierde el sabor añejo.

Saludos

_angela_ dijo...

A mi me gusta el sabor añejo, me parece todo muy interesante. Aqui me has pillado,este tema lo conozco solo de oidas, sin vivirlo !Gracias a Dios! Tan mayor no soy, ja, ja... Mua

Magamerlin dijo...

Me alegro de tu vuelta, se te echaba de menos.
Las fotos son preciosas, que curioso los comienzos de antes, no lo sabia me ha encantado.
Gracias por tus palabras, eso me anima mucho.
Besos, hasta pronto.

América dijo...

Mientra que llegaban los tranvías eléctricos como el ingenio del hombre se apoyaba en su entorno,una mirada al pasado que ha sido un verdadero paseo.

Un abrazo.

Mari-Pi-R dijo...

Soy española, no vivo en España, he visitado Sevilla, pero desconozco mucha cosa de ella,
Me encanta tu blog que desde hace muy poco tiempo lo he descubierto.
Felicidades por el, trabajas muy fuerte.
Saludos

Sabor Añejo dijo...

Angela, guapa, si eres una chiquilla. Hay tantas y tantas cosas que han ocurrido y que tú no tenías entonces ni pensamiento de nacer...

Un abrazo

Sabor Añejo dijo...

Magamerlin, efectivamente son unos comienzo curiosos, de los que afortunadamente tenemos testimonio gráfico.

Un abrazo

Sabor Añejo dijo...

América, y tantas cosas en las que nos apoyamos ahora que mañana parecerán curiosas. El avance es algo imparable.

Besos

Sabor Añejo dijo...

Mari-Pi-R, gracias por tus palabras. Estás en tu casa y será un placer recibirte.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Me ha encantado tanta información que desconocia.

fonsado dijo...

Hoy por fin he tenido tiempo para comentar esta maravilla que nos muestras.
Ha sido sorprendente ver esas fotografías. Ha sido toda una sorpresa ver las caballerías arrastrando los, seguramente, pesados vagones sobre railes y sus aventuras ante las sinuosidades de la ciudad.
El pasado año (o hace dos) he visto circular el nuevo tranvía por Sevilla, creo que sus distancias y grandes avenidas lo permiten. Pero te voy a contar, que en esta ciudad (pequeña como sabes) está previsto uno que cruzara la ciudad.
Con lo que está cayendo (economía) algunos solo se ocupan de obras faraónicas inecesarias, con el fin de perpetuar su nombre para la eternidad y, por supuesto, arruinar aún más a la ciudad.
Como ves, los "animales" por aquí, siguen tirando de los tranvías.
Un abrazo.

Sabor Añejo dijo...

Anonimo, pues es para mí un placer que te haya gustado.

Saludos

Publicar un comentario

han probado este sabor